Encontrar el Mentor adecuado: un reto para 2021

¿Cuál de los siguientes factores dirías que es la clave para llegar a la cima de la escalera corporativa:, talento, visión, ambición, habilidades de liderazgo, suerte,…. o quizás simplemente oportunidad?.

Podría decirse que el término Mentor proviene de la Odisea de Homero, cuando la diosa Minerva adopta la forma humana de Mentor para ayudar a Telémaco a encontrar a su padre y recuperar el trono de Ítaca. Minerva se compromete a ayudar a su protegido en cada paso del camino, permitiéndole arriesgarse y equivocarse, la verdadera señal de un mentor: “pero tal fue el cariño de mi amigo, que se embarcó conmigo para ese viaje, que, en la locura de mi presunción, la emprendí en contra de su consejo; y los dioses, quizás, permitieron que la calamidad que me atrajo me enseñara sabiduría”.

De acuerdo con una encuesta reciente de la Sociedad Estadounidense para la Formación y el Desarrollo, el 75% de los ejecutivos encuestados reconocieron a sus Mentores por haberles ayudado a alcanzar sus posiciones actuales. El 71% de las empresas Fortune 500, desarrollan programas de Mentoría.

Así mismo, según una reciente encuesta de SAGE realizada en 17 países muestra que tanto las pequeñas y medianas empresas y autónomos también utilizan la Mentoría. El 93% de las pymes ve el valor de las prácticas de Mentoring en términos de mejorar el desempeño de sus equipos. Los programas de Mentoría ofrecen claras ventajas para las empresas. Además de permitirles identificar y desarrollar su talento, aumentan la sensación de satisfacción con el trabajo, fomentan la lealtad y alientan a los ejecutivos a identificarse con la empresa.

En un entorno cada vez más complejo y diverso para las empresas, los programas de Mentoría y Tutoría también ayudan a atraer a las minorías, además de ayudar a la integración intergeneracional. Muchas empresas podrán llegara a tener una fuerza laboral que abarcará hasta cinco generaciones: las nacidas antes de 1945; los baby boomers nacidos entre 1945 y 1960; Generación X, de 1961 a 1980; Generación Y, también conocida como millennials, de 1981 a 1995; y Generación Z, nacida después de 1996.

La relación entre integrantes de estas distintas generaciones puede generar interesantes sinergias para las empresas, mezclando experiencia, reputación y relaciones de los empleados mayores con el empuje, afinidad tecnológica y familiaridad con las redes sociales característicos de los más jóvenes.

Incluso llega a denominarse Mentoría Inversa, a menudo atribuida a Jack Welch en General Electric, por la cual los ejecutivos más jóvenes toman a miembros mayores bajo su protección, por así decirlo, enseñándoles sobre las tendencias de consumo más recientes y cómo hacer un mejor uso de la digitalización y las nuevas tecnologías

Alan Webber, cofundador de Fast Company, describe el potencial de la Mentoría Inversa: “Es una situación en la que algunos dan cuenta de que para cuando tienes entre cuarenta y cincuenta años, no estás en contacto con el futuro de la misma manera que los jóvenes veinteañeros. Llegan con ojos frescos, mentes abiertas y vínculos instantáneos con la tecnología de nuestro futuro».

Según Management Mentors, existen diferencias importantes entre el Mentoring y el Coaching:

El Coaching está esencialmente orientado al desarrollo de habilidades específicas y, en gran medida, dirigido a lograr objetivos a corto plazo. En muchos casos, el entrenador Coach podrá ser el jefe de la empresa o un miembro Senior de la dirección.

La Mentoría, por otro lado, crea una relación más duradera entre las dos partes y trata tanto del desarrollo personal como de la adquisición de nuevas habilidades. Además, un Mentor idealmente no es un jefe, sino alguien fuera del marco de referencia del aprendiz y de la organización.

Una reciente encuesta de la Stanford Graduate School of Business muestra que:

1 El 66% de los directores ejecutivos no tienen asesores externos, aunque todos los encuestados dijeron que les gustaría tener un Mentor para adquirir competencias de Management y habilidades adicionales en la resolución de conflictos

2 El 78% de los casos fue el CEO quien inició la búsqueda de un Mentor, y en el 21%, fue el Presidente.

3 Otra conclusión del estudio es que los CEO necesitan entrenamiento para desarrollar un plan de sucesión y desarrollo de potencial-talento, así como para mejorar sus habilidades para compartir y delegar.

Según dichos estudios, se estima que la industria de la superación personal tiene un valor de alrededor de unos 10 mil millones de dólares, generando en los últimos años una gran cantidad de spin-offs y otras iniciativas. Las redes sociales, como Línkedln, son también cada vez más el lugar donde las personas van a buscar Mentores. Los elementos clave en una relación de mentor-cliente exitosa son el respeto mutuo, la confianza, el encaje lógico, estilos de trabajo y personales similares y el compromiso por ambas partes de hacer que la relación funcione.

Nota: contenido inspirado en el libro «Cosmopolitan Managers».

Deja una respuesta